Parejas

 

                                     Sin una comprensión profunda, no podemos amar plenamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Inconscientemente nos atrae lo diferente, que a su vez puede ejercer de complementario y de antagónico. Lo que en un principio nos atrae puede ser lo que, pasado un tiempo, más nos aburre del otro. El ser humano busca la completitud, y lo que nos falta hemos de buscarlo fuera de nosotros. Lo mismo que nos fascina, puede ser la fuente de conflictos futuros. Atraernos no significa “estar de acuerdo”. Sólo con el conocimiento de cómo es verdaderamente el otro y lo que realmente le demanda su inconsciente, podemos comprenderle, y la comprensión es uno de los fundamentos del amor duradero. El amor sin conocimiento, es un amor incompleto. Con un verdadero conocimiento de ambas estructuras de personalidad, una pareja puede decidir reforzar su vínculo mediante la complementariedad y no el antagonismo. Cuanto antes conozcamos y comprendamos lo que le pasa al otro podemos entenderle y  hacer algo por él, y viceversa. De lo contrario cada vez iremos tensando la cuerda más hasta que, posiblemente, se rompa.

 

   Recomendamos a las parejas recién formadas, en la cumbre de su enamoramiento, acudir al morfopsicólogo para objetivar los elementos que, desde el inconsciente, cimientan su atracción mutua, siendo polaridades diferentes y que vale la pena comprender sin juzgar. Entonces contribuimos a una aceptación y asimilación integral de la pareja, y podemos orientar al acuerdo de determinadas pautas en la relación para prevenir posibles tensiones y conflictos en el futuro. Es el mejor momento para asimilar lo que no veíamos de nuestro/a enamorado/a o establecer determinadas renuncias necesarias.   

 

   A las parejas ya formadas, recomendamos visitarse con un morfopsicólogo, en caso de conflicto o desavenencia (aunque se estime de una importancia menor) lo antes posible, dado que la mayoría de desavenencias se alimentan desde el inconsciente, y tomando conciencia de ellas podemos sustituir la tensión inicial por una verdadera comprensión que nos permita un cambio cualitativo y positivo en la relación. Esperar demasiado puede suponer un desagradable desenlace.  

 

   En parejas “sin conflictos”, igualmente recomendamos un estudio morfopsicológico de pareja para optimizar sus posibilidades de compenetración mutua, así como de autorrealización mediante su proyecto de vida en común.

 

                            Astrología y estudio de la relación de pareja.

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    A veces la dimensión de nuestros problemas y relaciones requiere ir más allá del conocimiento de nuestra estructura psicofisiológica, y necesitamos entender por qué el alma o ser se dotó de esta estructura como herramienta para desarrollar su proyecto de vida, y por qué eligió a otras determinadas almas para realizar su aprendizaje. Por ello, mediante el conocimiento astrológico, podemos entender el significado y las motivaciones de estas elecciones. Y conociendo en profundidad los puntos perfectibles, así como las potencialidades y cualidades de nuestra estructura, podemos mejorar nuestro destino y optimizar nuestra autorrealización o cumplimiento de nuestro proyecto de vida espiritual.

 

   Una Sinastría es un análisis de compatibilidad entre una o varias cartas natales, el cual se centra en dilucidar la dinámica de la relación entre las personas involucradas. Sirve para examinar la relación entre dos personas. Para ello se superponen las dos cartas astrales, y a continuación, se calculan los aspectos entre los planetas de ambas cartas.


   Todas las relaciones conllevan vivencias armónicas que no requieren mucho esfuerzo, así como experiencias complejas que demandan fuertemente nuestra atención.
 

   El objetivo es conocer mejor a la otra persona para mejorar nuestra relación, en este caso la sinastria tiene las claves de las áreas que pueden estar poco aprovechadas en nuestra relación, así también con los temas que causan fricción e incomodidad.

   De esta manera, se puede traer a la conciencia patrones de conducta que han sido sentidos pero no comprendidos y encontrar la forma de encarar los temas más significativos para que la relación sea desarrollada al máximo.

 

   Comprender nuestro propio comportamiento y el de nuestros seres queridos es un deseo inherente y latente en toda la humanidad. La sinastría es uno de los elementos que te ofrece la astrología para poder hacerlo realidad… 

Contacto:  infomorfopsicologia@gmail.com

                     +56 9 7544 7952